¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Fragmento del texto Introducción a la Astrología. S. Fuzean-Braesch. Editorial Paidos. Buenos Aires (Argentina). 1991. Páginas 67 y ss.

La astrología se difundió ampliamente entre los persas, sirios, árabes y turcos y acompañó a la conquista musulmana. Su historia más interesante abarca ocho siglos a partir del siglo VIII d.C. y corresponde al periodo islámico. Toma el nombre de El hakam el noud’joun o “juicio de las estrellas”.

                             

Aunque la intención de Mahoma haya sido eliminar de la fe las supersticiones astrales y las ideas judeocristianas, el Corán no formula expresamente una prohibición de la astrología. El mahometano considera a los astros como voluntad de Dios, pero las predicciones no deben tener un carácter fatídico. Y el hecho es que muchos califas tienen un astrólogo a su servicio.

Es bien conocido el desarrollo de la astronomía árabe, que favoreció cierto número de progresos astrológicos. Los principales elementos técnicos del horóscopo natal árabe son de índole helenística, pero el sistema de las “partes”, descrito en una única fórmula por Ptolomeo (parte de la fortuna), está particularmente extendido entre los árabes, sobre todo en Albumasar (Abu Mas’har al Balkhi), quien establece muchos otros. Las partes han caído hoy prácticamente en el olvido a pesar de los esfuerzos realizados por ciertos autores para favorecer su redescubrimiento.

Los eruditos árabes aportaron algunas importantes contribuciones matemáticas a la técnica horoscópica. En primer lugar, la determinación algebraica exacta de las casas intermedias (mientras que Ptolomeo había definido con precisión los 4 ángulos). Además construyeron nuevos astrolabios que permitían leer directamente las cúspides de las casas. En segundo lugar calcularon la fecha de los acontecimientos celestes gracias al arco ecuatorial recorrido según el movimiento diurno aparente de un planeta (rotación del globo terrestre).

Los árabes practican con precisión la astrología genetlíaca y la astrología horaria de estudio de los aspectos momentáneos de un cielo. Pero introducen una técnica nueva, de amplia repercusión en occidente: la astrología “mágica”. Su principio es la combinación de la influencia de un planeta con metales o con los signos que le corresponden, que producen, según ellos, “una fuerza sideral” incrementada. De ahí la práctica de los amuletos y otros talismanes (del griego télesma), cuya descripción se encuentra, dicen, en el Picatrix, obra de magia árabe que influyó sobre nuestra Edad Media.

Las relaciones entre el mundo islámico, occidental y judío son excesivamente complejas para ser expuesta aquí: J. Halbronn consagró una importante tesis al estudio del “mundo judío y la astrología”, en la que se examina un fenómeno de hebraización de la astrología por parte de los filósofos judíos españoles del siglo XII (Ibn Azra = Abu Ezra, Avenarius en latín, autor de una enciclopedia astrológica escrita en Beziers, en la primera mitad de este siglo).

La astrología tuvo, por supuesto, sus adversarios durante este período. Entre ellos el célebre médico, alquimista y filósofo Avicena (Abû Ali Al-Hosein Ibn SÎnâ) fue de los más severos; evocaba el Corán, “Sólo Dios conoce el porvenir”, para condenar la astrología. Ibn Khaldún, en el siglo XIV, reúne sus conocimientos en su obra Del horóscopo y afirma la falsedad de la astrología.

Cuando finalmente, con la declinación de la gran expansión islámica, la astrología deja de ser practicada por los eruditos, pasa a ser, como en todas partes, una adivinación popular más o menos impregnada de magia.

   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png3.png8.png4.png6.png3.png
Hoy514
Ayer686
Ultima semana2609
Ultimo mes9839
Desde 04/19976838463

Sus datos de conexión

  • IP: 35.153.73.72
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

1
en línea

Jueves, 18 Julio 2019 18:19
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia