¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

 Fragmento de un texto clásico chino donde relaciona directamente el macrocosmos con el microcosmos. (…). Jordi Vilà i Oliveras.

Dong Zhongshu (179-100 d.C.) propuso elevar los textos confucianos a la categoría de Clásicos, para conseguir que su estudio se convirtiese en el fundamento ético de la dinastía Han. Su decisión perduró durante dos milenios en China y en Asia Oriental, otorgándole al Confucionismo una supremacía absoluta en cuanto a métodos de aprendizaje.

La interpretación que Dong Zhongshu hizo de los Clásicos confucianos incluía un profundo análisis de las relaciones entre emperadores y ministros con los astros del Cielo, así como un profundo cotejo de las correspondencias del cuerpo humano con las claves numéricas del Cosmos. Traducimos aquí el texto en el que expone estas correspondencias:

El ser humano cuenta con trescientas sesenta articulaciones, a imagen de los grados de la bóveda celeste. Su estructura corporal muestra huesos y carne, a imagen del espesor de la Tierra.

En la parte alta, oídos y ojos son rápidos y brillantes, a imagen del Sol y de la Luna; en el cuerpo hay vasos, con sus huecos y sus orificios, a imagen de los ríos y los valles.

Su corazón conoce el pesar y la alegría, la felicidad y la ira, que pertenecen al espíritu y a la energía (…)

Su cabeza es redonda, a semejanza de la bóveda celeste, y su cabello es [innumerable] como las estrellas y las constelaciones. Su vista y su oído van y vienen sin cesar, al igual que [las órbitas] del Sol y de la Luna. Su boca y su nariz, al respirar, son como el viento.

En el tórax, la expresión del conocimiento es semejante a los espíritus y divinidades. El abdomen, que a veces está lleno, y a veces vacío, se asemeja [al comportamiento] de todos los seres. La totalidad de los seres está muy cercana a la Tierra, por lo que la parte inferior [del ser humano], pertenece a la Tierra.

Del mismo modo que el mundo posee un cinturón (ecuatorial), todo lo que [en las personas] está por encima del cuello, es espiritual y venerable, y pertenece a la categoría del Cielo matinal; lo que está por debajo del cuello, es material y humilde, y pertenece a la Tierra.

Los pies tienen forma cuadrada, a imagen de la Tierra: por ello, en las ceremonias, al vestir un cinturón ritual con colgantes, se deberá mantener el cuello erguido, para distinguirlo del corazón.

Lo que está por encima de la cintura pertenece al yang, y lo que está por debajo, al yin. Yang corresponde a la energía del Cielo, y yin, a la de la Tierra. Por este motivo, cuando yin y yang se mueven, es posible que la persona sufra tanto enfermedades de los pies como molestias en la garganta. De ello se deduce que cuando la energía de la Tierra empieza a bloquearse, sube hacia arriba, transformándose en nubes y lluvia: estas son las correspondencias.

La armonización del Cielo y de la Tierra, y la correlación entre yin y yang, quedan establecidas así, de manera permanente, en el cuerpo humano.

El cuerpo se parece al Cielo; sus proporciones numéricas están bien coordinadas, de manera que su vida está estrechamente conectada.

El número de días que tiene el Cielo para agotar su ciclo anual sirve para perfeccionar el cuerpo humano: éste tiene trescientas sesenta y seis pequeñas articulaciones, en equivalencia al número de días del año; las grandes articulaciones son doce, al igual que los meses del año.

Por dentro, tiene cinco órganos, equivalentes a los cinco elementos, mientras que por fuera tiene cuatro extremidades, que se corresponden con las cuatro estaciones del año.

   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png4.png1.png0.png9.png9.png
Hoy563
Ayer652
Ultima semana563
Ultimo mes12475
Desde 04/19976841099

Sus datos de conexión

  • IP: 18.232.99.123
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

1
en línea

Lunes, 22 Julio 2019 20:14
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia