Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 6387

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Ronald Harvey  - Editada por ASTROLOGIA, Nº 124 (primer trimestre de 1991)

Se ha sostenido que un horóscopo para el momento de la concepción, depende de la fase lunar (ángulo Sol - Luna) en la carta de la madre. La proposición realizada y defendida por el Dr. Eugene Jonas parece haber recibido poco interés, ya que los experimentos del Dr. Jonas sobre la fertilidad no han sobrevivido en la investigación científica independiente. Pero aparte de la fertilidad, el ángulo de la fase lunar y la carta derivada de ésta, puede, sin embargo tener ciertos usos.

En mi experiencia, la carta de la fase lunar parece ser relevante en las cartas de los padres y, presumiblemente, en la herencia. Si ésta es en realidad una carta de la propia concepción, puede ser algo difícil de probar, ya que el momento mismo de la fertilización no es observable ni experimentado físicamente por los sentidos. Sin embargo, para el propósito de este ejercicio, puedo llamarla una Carta de Concepción.

Supongamos que podemos encontrar una fecha de concepción al mirar en las efemérides 9 meses hacia atrás, contados a partir de la fecha del nacimiento y hallamos un día en que el ángulo de la fase lunar de la carta de la madre se repite en las efemé rides. El período de gestación promedio es de, aproximadamente, 40 semanas o de 282 días. El día exacto será aquel en el cual se verifica el ángulo de la fase lunar y las posiciones planetarias en el mapa de la concepción, se relacionan estrechamente con las cartas natales de los padres.

De acuerdo con Jonas, la Luna debería estar en un signo positivo en nacimiento masculino y en uno negativo si es femenino, pero no encontré que esta condición sea válida.

Si solamente podemos obtener la fecha natal de la madre pero no la hora, habrá un ángulo aproximado de la fase lunar. Esto es mejor que nada y contamos entonces con la fecha probable con un margen de uno o dos días.

En investigaciones de esta naturaleza, es mejor comenzar por lo que uno conoce. Yo nací el 12 de mayo de 1911. La fecha natal de mi padre es el 28 de octubre de 1891; la de mi madre, el 21 de marzo de 1891. El ángulo de la fase lunar es de 248º10''''. Observando hacia atrás en las efemérides, encuentro que dicho ángulo ocurre el día 27 de julio de 1910 (o sea 298 días), estando el Sol en 03º40'''' Leo y la Luna  en 09º50'''' Aries. Un horóscopo levantado para la fecha y hora, muestra estrechos contactos con planetas de las cartas de ambos padres; en mi caso es completamente notable. Por ejemplo, el Sol de la Concepción está en cuadratura con el Sol de mi padre en 03º10'''' Escorpio, en oposición al Sol de mi abuelo en 03& ordm;41'''' Acuario (23/01/1850) y en conjunción exacta con el PM Sol/Luna de mi madre en 03º55'''' Leo.

El PM Sol/Luna de la Concepción está en conjunción con la Luna de mi madre en 07º00'''' Sagitario. Mercurio de la Concepción está en cuadratura exacta y Plutón en semicuadratura al Mercurio/Venus de mi madre. Asimismo, Marte de la Concepción está en cuadratura a Mercurio y Júpiter de mi padre y en trígono a Júpiter de mi madre. Urano de la Concepción está en cuadratura exacta al Urano de mi abuelo y en trígono a su Júpiter (0º13'''' y 0º10'''' respectivamente). Todos los contactos anteriores están dentro de 1º de exactitud.

Mi hermano nació el 12 de agosto de 1913 y su fecha de Concepción, basado en el ángulo de la fase lunar es, presumiblemente, el 29 de noviembre de 1912. El Sol de su concepción está exactamente en conjunción a la Luna de mi madre y su Ascendente en oposición. El MC de su concepción en 03º Acuario, está en cuadratura al Sol de mi padre y en conjunción al Sol de nuestro abuelo. Su Luna de concepción está en trígono a la Luna de mi padre. Otra vez aquí los contactos están dentro de 1º, excepto el último, donde la diferencia es de 01º17''''.

Si realmente estas cartas no son de Concepción, entonces cómo considerar los lazos hereditarios, demasiado estrechos y numerosos como para ser pura casualidad. Si en verdad son cartas de Concepción, las tomo como referidas por supuesto, no al momento del coito, sino al de la fertilización cuando el esperma y el óvulo se juntan para formar el cigoto. Lógicamente, parecería que una Carta de la Concepción, debería indicar un predominio de la herencia sobre el medio ambiente, mientras que la carta natal mostraría el predominio del medio ambiente sobre la herencia, estando presentes ambos factores en cada caso. Nadie se desarrolla fuera de un medio ambiente y ningún medio ambiente existe sin una historia, una herencia. Es la vieja colusión de espacio y tiempo.

Esto es de particular interés para mí ya que tengo un mellizo astrológico. Ambos nacimos el mismo día del mismo año y a una distancia de 10 millas. Yo soy 12 horas mayor. Cursamos estudios en la misma escuela. Viajamos al extranjero alrededor de la misma época: él fue a la India y estuvo en el ejército indio, yo fui a Kenia y estuve en una finca productora de maíz y café. Después de la guerra, ambos estuvimos en la BBC de Londres. El hizo allí su carrera, yo estuve dos años. El fue comentarista, yo estaba en la Escuela de Radiodifusión escribiendo guiones y continué trabajando para ellos después que me fui. Finalmente, ambos nos casamos con la misma mujer. Hasta aquí las similitudes.

Su matrimonio se rompió al cabo de 5 años y terminó en divorcio. Yo me trasladé a Italia con el 8vo. Ejército, pero tan pronto terminó la guerra volví a casa y me casé con su ex esposa y todavía seguimos casados.

Nuestros horóscopos natales son, por supuesto, casi idénticos, pero aunque nos comprendemos y gozamos de buena comunicación, nuestros temperamentos son muy distintos. Otra diferencia es que el murió hace 10 años de cáncer.

Los únicos factores en nuestras cartas que pueden explicar razonablemente tal diferencia son los ángulos. El tenía MC en Géminis y Ascendente en Virgo, yo tengo MC en Sagitario y Ascendente en Acuario; algo que, sin embargo, no tiene el suficiente peso amenos que se tomen en cuenta las cartas con los ángulos de fase lunar. Lamentablemente, desconozco la carta de la madre o el ángulo de la fase lunar, pero sospecho que su Carta de Concepció n podría haber proporcionado la respuesta. En realidad, habría una extraña si su madre y la mía hubieran tenido el mismo ángulo de la fase lunar.

Otro ejemplo curioso es el de una joven mujer a quien se le diagnosticó que sufría una enfermedad depresiva. En su Carta de Concepción, el Sol está en conjunción, el Ascendente en oposición y Neptuno en cuadratura exactas con el Saturno de la Carta Natal de su padre, todos dentro de 1º de orbe. Además, su Urano está en oposición a su Saturno dentro de 1º30''''.

Considero que la Carta de la Concepción indicaría una posible inestabilidad hereditaria, de un tipo y otro, que puede o no materializarse., lo cual también aparece en la Carta Natal. En el caso anterior, en la época del diagnóstico, Saturno en tránsito estaba exactamente en cuadratura a su Sol natal. Un factor interesante es la estrechez de los contactos, generalmente 1º es suficiente.

...Si esta carta es válida, ¿qué indicaría este mapa levantado para el ángulo de la fase lunar? La Carta Natal se refiere tanto a los factores conscientes como inconscientes, pero la carta de concepción no es, obviamente, una carta consciente. Se relaciona con la parte más profunda del inconsciente o más probablemente, con el inconsciente colectivo. En lo físico, tiene más relación con la parte hereditaria que con el entorno, siendo que, presumiblemente, sea la matriz de este último. Personalmente, la tomo como referida al "medio ambiente interior" y a la expansión de la conciencia.