¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Alan Oken

Artículo editado por MERCURIO-3. Nº 9. 1º trimestre 1988.


Una capacidad del individuo para ser consciente de su propia existencia, es la facultad de la Humanidad que separa al hombre de los otros reinos inferiores de la naturaleza. En este aspecto, cada uno de nosotros tiene la misma misión en la vida: la lucha hacia la espiral evolutiva a través del desarrollo de la conciencia. En la medida que viajamos por el aparentemente infinito laberinto de la vida, nuestra cuerda de Teseo es nuestra aproximación al Yo Superior/Alma. Si este hilo dorado se hubiera perdido, o quizá, si esta relación no se hubiese conseguido, entonces la vida para nosotros no sería más que el caos de nuestra búsqueda constante moviéndose entre sentimientos, pensamientos y sensaciones egoicas.
Precisamente, gracias a la extracción de este hilo de Luz y Vida, el mundo del Alma está claramente conectado con el mundo de nuestra existencia física. Este «yoga» o unión, es esencial para la humanidad actual.

Respecto a ello, la energía de Marte trabaja para establecer un sentido posterior de autonomía para que el proceso de individualización sea posible. Este proceso puede definirse como el camino del desarrollo personal evolutivo, a través del conocimiento creciente y de una fusión consciente con la propia Divinidad inherente. Sin embargo, la energía transformadora de Plutón es la que da fuerzas para realizar estos pasos de conciencia, obtenida a través del desarrollo del Yo. Nuestra mayor urgencia está en descubrir cuál es el Origen de nuestro ser para unimos a él (que, por supuesto, es el Origen de todo Ser). Este camino, referido anteriormente como «individualización», se experimenta inicialmente en la humanidad por medio del egocentrismo de la separatividad: «Yo soy yo y no tú». En términos de nuestra vida materialmente centralizada, esta afirmación se hace extensiva con los términos: «Esto es mío y no es tuyo». A través del «yo y lo mío», se manifiesta una unión eventual con el Yo cósmico.

En el sentido humano corriente, la necesidad de emerger se exterioriza por medio de todas las expresiones del ego inferior, como en esta afirmación: «Todo y todos deberían ser una extensión de mi yo, de manera que el universo debería crearse a mi imagen». Así se verifica la unión. Marte es la energía planetaria representativa de esta fuerza de separatismo. En relación a esto, podríamos decir que a excepción del signo Ascendente, Marte es el regulador de todas las vidas, vividas en el mundo de la personalidad. Marte es el regulador planetario de Aries, el primer signo del Zodíaco, ya través de Aries se personifica y proyecta el estado de existencia: «Yo soy luego existo».

Es a través de Aries (el signo natural de Marte), el Ascendente, y más ampliamente, a través de la casa primera (el hogar natural de Marte), que las diferencias entre los individuos se hacen distinguibles. Inicialmente, cuando Aries actúa a través de los modos de proceder de la personalidad, representa al ego separativo. Iniciáticamente, Aries representa la expresión potencial creativa de la Divinidad en acción. Es el nivel de concienciación por medio del cual esta potencia cósmica se manifiesta a sí misma, determinando la calidad de cualquier estado del ser.

Cuando Marte se transforma en la fuerza predominante del cuerpo astral o del deseo, los cuatro conductos básicos de los centros inferiores egoicos (por ej. la personalidad), se transforman en la fuerza suprema de la auto expresión y del uso de la voluntad. Estos deseos son: 1) el deseo del reconocimiento, 2) el deseo de nuevas experiencias, 3) el deseo de respuesta a actividades autoafirmativas, 4) el deseo de seguridad, basado a menudo en el miedo a la carencia.

Si el fundamento consciente de la propia existencia sólo se basa en: los deseos y la temporalidad del yo inferior, entonces ¿Qué poder puede motivar todas las acciones a excepción del miedo de no tener y de no sentir, y por último, del miedo de no ser? (como por ejemplo, la muerte física). Por eso, la expresión de Marte debe ser arraigada en un principio mucho más sutil y evolucionado para que sus energías sean armoniosas y puedan realmente vencer al yo inferior.

Los niveles de transformación que existen entre el hombre primitivo o corriente y el Iniciado o el Discípulo, se realizan a través de Escorpión y su corregente Plutón. Y es a través de las puertas de Escorpión que se batalla la guerra para una transmutación de la conciencia. Una vez más, Marte se involucra en este conflicto pues la lucha siempre exige la separación de un yo individualista frente a una concienciación colectiva. Por eso, en un sentido más amplio, Marte en Escorpión depura y vuelve a definir el foco YO SOY, como la expresión de Aries y de la Casa Primera. Es precisamente en Escorpión y en la casa octava donde las energías colectivas y las necesidades de intercambio humano chocan contra los deseos y los valores de la personalidad (Tauro y la casa segunda). Aquí es donde una persona se rebaja a un estado inferior de evolución, o por el contrario, se eleva a un punto superior de autoconsciencia. La última condición ocurre a través de la alineación de los principios superiores más elevados y la consiguiente adaptación con las necesidades del Yo Superior/Alma.

Cuando las acciones de Marte se canalizan a través de la personalidad dan paso al obscurecimiento de las inseparables conexiones entre el Reino Humano en su conjunto, y los reinos superiores e inferiores que comparten este planeta con nosotros. También impide que un ser humano vea a todos los demás seres como a sus propios hermanos. Debido a esta condición de separativismo, Marte, por ejemplo, se vivía y se experimentaba en la personalidad como el Planeta Rojo o el Dios de la Guerra. Por este motivo, el hombre común puede impunemente matar animales, devastar bosques, arrasar minas y comportarse como un caníbal tanto a nivel emocional como económico.

Marte actúa con gran inmediatez. Una vida pues centrada en la expresión inferior de Marte se experimenta por el intento de satisfacer cada deseo momentáneo y pasajero sin tener en cuenta las consecuencias presentes o futuras de los demás. Pero, si Marte se manifiesta por medio de un individuo cuya personalidad está centrada en su Alma, (por ej. la manifestación consciente del Alma Superior), las actuaciones auto afirmativas, toman otra dimensión. Entonces el individuo consciente desarrolla una participación individual (y la consecuente forma de servicio) para una Vida en armonía con el Todo. Los procesos transmutadores de Plutón permiten que este refinamiento progresivo hacia una expansión del yo, se ponga de manifiesto.

Podemos resumir todo esto distinguiendo entre el significado del «YO SOY LO QUE SOY» y «YO SOY luego existo», ya que éstas dos frases denotan sucintamente la dualidad básica humana. Yo SOY es la Mónada, la manifestación fundamental de Dios/Origen, y por eso, nuestro propio yo. En la expresión «YO SOY luego existo», el segundo «yo soy» indica el ego de personalidad confundiéndose a sí mismo con su inmortal yo Paterno. En efecto, el minúsculo «yo soy» no es el Alma realizada y no guarda ningún concepto de su Principio Superior de Vida. «YO SOY luego existo», es simplemente un estado temporal del ser en el que las energías inferiores de Marte tienen un pleno dominio.

La afirmación «YO SOY LO QUE SOY», es, por supuesto, completamente diferente. El «YO SOY>> de la Mónada permanece Absoluta y constante. <> significa el proceso entre el origen monádico del Yo y Su expresión exterior en el mundo material de la personalidad «EL QUE>> es pues el Alma. «SOY>> se refiere al continuado fluir del Sí mismo, a partir de la Mónada hasta el Individualismo y a través del Yo/Alma Superior. Los canales para esta clase de comunicación se logran por medio de los efectos drásticos de Plutón, que actúan a través de Marte.

En efecto, la Individualidad es para la Mónada lo que el yo inferior es para el Ego/Expresión superior. El segundo «SOY>> se refiere a la personalidad imbuida de Alma, una reflexión consciente en el mundo material de Yo Superior. «YO SOY LO QUE SOY>> puede ser dicho para significar la individualización consciente y la Esencia transformadora de Vida, en su manifestación a través de: Mónada/Alma/Personalidad, la última tríada humana.

Marte, Plutón, y el camino del Poder
Todos los aspectos de Marte y Plutón comparten ciertas características. Primeramente implican la habilidad o la incapacidad de afirmar la voluntad propia o el poder individual hacia objetivos personales o transpersonales. Aunque estos dos planetas, fuertemente relacionados en sus necesidades de regeneración de las energías de vida, tienden a operar desde dos perspectivas completamente distintas. Generalmente, Marte actúa partiendo desde el ego personal, mientras que Plutón es un vehículo para las energías transformadoras del Proceso de la Vida. No obstante, cuando ambos planetas operan en la vida de alguien centrándose en sus principios superiores, entonces su dualidad se desvanece ya que Marte deviene la vía consciente para las energías de su octava superior: Plutón.

Todas las personas en la vía de su evolución consciente son probadas acerca del uso de sus energías sexuales. Siempre llega el tiempo para su transformación y perfeccionamiento. Estas personas, con una poderosa influencia en sus cartas de Marte/Aries-Plutón/Escorpión, experimentarán esta prueba en determinados términos. Los aspectos cómodos entre Marte y Plutón pueden ayudar a despertar el Kundalini (fuerza dinámica de vida) desde los centros inferiores hasta los superiores del organismo humano (los chackras). Sin embargo, la presencia de un trígono o un sextil entre ambos, no garantiza un camino fácil a través de la más vital de las pruebas transformadoras.

Marte conjunción Plutón
Este aspecto significa una dirección o meta que debe ser ganada a toda costa. Existe una gran necesidad de dominio y de poder que se une a un caudal inagotable de energía (a menos que exista una cuadratura de Saturno). Como resultado, este aspecto es indicativo de alguien con un tremendo potencial creativo el cual puede ser aplicado hacia un autoperfeccionamiento continuado o hacia una autodestrucción persistente sin regeneración.

Marte cuadratura Plutón
Las personas con esta cuadratura se las conoce por tener un temperamento extremadamente violento. No dejan que nada se interponga en su camino y pueden devastar al enemigo. A mi criterio, este aspecto actúa como una bomba que constantemente despeja el camino al quitar todo lo que se había puesto en él. Muy a menudo, los planes y proyectos se vienen abajo, produciendo así una sensación de crecimiento continuado aunque más bien difícil. Este aspecto, si se usa en su sentido positivo, puede servir para destruir aquellos rasgos de la personalidad y circunstancias de la vida que ya no son deseables. La necesidad de modificar la intensidad y la naturaleza del sentido personal de la libertad se convierte en lo más importante de este aspecto y de todos los relacionados entre Marte y Plutón.

Marte oposición Plutón
Existe la tendencia a no utilizar más poder del necesario para conseguir los objetivos. Se nota brusquedad y carácter enfermizo en el trato con los demás. La principal batalla representada por este aspecto es que la voluntad personal enfrenta los valores colectivos, y por eso la guerra está entre los objetivos personales y el uso que el propio individuo hace de esta energía para que un grupo o una sociedad se desarrolle y evolucione.

Marte sextil/trígono Plutón
Los vínculos armoniosos entre estos dos cuerpos, no necesariamente reducen el fanatismo que suele emplearse para la obtención de los objetivos. Precisamente el trígono y el sextil permiten alcanzar estas metas con menos tensiones interiores. El esfuerzo excesivo expresado de manera integrada parece ser el fluir característico entre los aspectos de Marte y Plutón. Si el aspecto se vincula con los luminares o con el regente de la casa VI, el poder de recuperación es muy fuerte.

Marte quincuncio Plutón


Dos de los problemas sexuales más comunes en el hombre son la eyaculación precoz y la eyaculación retardada. En el primer caso, la vorágine de energía necesaria para la adecuada repolarización de vida no tiene lugar, pero si la relajación del semen inhibe la actividad regeneradora, el semen es retenido. Las dos condiciones son indicativas de una negación de crecimiento. Utilizo aquí esta analogía con el proceso sexual puesto que el quincuncio entre Marte y Plutón puede trabajar en cualquiera de estas dos opciones. También puede alternarse esta disfunción entre ambas formas. Ello no significa que un hombre con el quincuncio de Plutón/Marte en su carta natal deba sufrir necesariamente alguno de estos problemas. Pero las personas de ambos sexos con este aspecto, frecuentemente desperdician la oportunidad de alcanzar los objetivos de sus autoproyecciones. Esto sucede: por una excesiva represión en la expresión de sus deseos, o porque la voluntad cede antes de que los deseos puedan cristalizar suficientemente.

Debemos recordar que, para el temperamento marcial, la época adecuada es un factor muy importante. Por ser muy extremistas, es sabido que los de Aries se cansan demasiado pronto y por ello fracasan, mientras que los influidos por Escorpión esperan demasiado y pueden encontrarse bloqueados y frustrados.

Vamos a fijamos ahora en las cartas natales de tres hombres de poder: Richard Nixon, Gerald Ford y Jimmy Carter, para ver como operan Marte y Plutón.

RICHARD M. NIXON9 de enero de 1913, a 9h 43\' 56\" p.m. LMT. Lat. 33°50\' N.; Long. 117°46\' W.

Richard Nixon: Los estímulos dinámicos para el poder, la influencia personal y los consiguientes altibajos en la persecución de los objetivos de poder, se ven claramente en esta carta por la conexión que existe entre Marte y Plutón.

Marte está en Sagitario, junto al regente del Ascendente y del Medio Cielo (Mercurio), y también junto al regente del Fondo del Cielo y del Descendente (Júpiter). Esta triple conjunción forma oposición a Plutón, en Géminis y en la casa X. Dado que Plutón y Marte forman un aspecto mayor entre sí, implicando a los gobernantes de los cuatro ángulos, no existe la menor duda de la imperiosa necesidad de dominio de poder que siente el nativo. En esta vida, el conflicto gira en torno a la necesidad de utilizar consistentemente la influencia personal para alcanzar la seguridad psicológica (influencia de la casa IV). La afirmación de una ideología incontrovertible, centrada en el plano mental inferior, para controlar las masas, se convierte en su objetivo fundamental (iY durante un tiempo en su logro!). Lo expuesto está indicado por Plutón que gobierna la casa III, mientras que Géminis rige el Medio Cielo.

Plutón, como planeta opuesto a Marte adquiere una especial importancia por ser el vehículo para la ejecución de lo indicado por la triple conjunción. Marte puntualiza la capacidad de Nixon para hacer propaganda y con ello, para generar cambios en el orden social y político establecido. En este sentido su labor más sobresaliente lo desarrolló en la época de McCarthy, pero en un sentido más positivo también utilizó esta habilidad en su estrategia política con China. La realineación de las estructuras del poder internacional también señala la poderosa influencia de su Plutón natal. También deberíamos observar el contacto de Marte/Plutón, entre Géminis/Sagitario, como una decisiva indicación de la fortaleza de Nixon y de su espíritu de lucha. Ello manifiesta su necesidad de separar a las personas según sus campos ideológicos y así crear un espíritu de «nosotros contra ellos», tanto a nivel personal (casa IV) como a nivel nacional (casa X).

GERALD FORD
14 de julio de 1913, a Oh 43\' EST. Lat. 41°15\' N.; Long. 95°57\' w.

Gerald Ford: Marte está en Tauro, en el Ascendente, en trígono con Júpiter y con el Medio Cielo. También aspecta en sextil al Sol y en cuadratura con Mercurio. En realidad, a pesar de su posición en un signo poco armónico con su naturaleza, se trata de un Marte poderoso, dinámico (conjunto al Ascendente), aunque también es estable (Tauro), expansivo (trígono a Júpiter), vigoroso (sextil al Sol) y muy consciente de los objetivos a lograr (trígono al Medio Cielo). Para Ford, la auto afirmación se apoya pesadamente en el trabajo de equipo y en la corroboración pública, puesto que Marte también es el corregente de la casa VII. Su cuadratura a Mercurio lo advierte, contra las declaraciones públicas, relacionadas con sus colaboradores o asociados, pues los resultados pueden girarse en su contra (como sucedió cuando Nixon fue indultado). Esta cuadratura también lo predispone a viajar y a las caídas físicas, a las cuales es propenso (Marte en casa I afligido por Mercurio: «lanzarse antes de mirar»).

La capacidad de poder, de saber mantenerlo y concentrado para extender gradualmente la influencia propia como un resultado final, se ve claramente por el magnetismo que irradia este Marte tan potente. Marte también rige la casa XII del Sr. Ford, revelando su ascensión indirecta al poder. El regente de la casa séptima denota poder otorgado a través de su socio. Ello indica, no sólo su relación con su predecesor sino, también la popularidad de la señora Ford que fue una verdadera compañera para su marido.

En la carta del Sr. Ford, Plutón puede ser una fuerza tan potente como la de Marte. Su Plutón no está aspectado por una mayor configuración de aspectos que la de los otros planetas. Es indicio de unos poderes débiles de regeneración en relación a la influencia indicada por Marte. En Ford, la estabilidad de su Marte proporcionó a la nación una fuerza de solidificación, muy necesaria durante un período de desintegración de los valores nacionales. Debido a la relativa debilidad del Plutón natal sus poderes regenerativos no son muy potentes, contribuyendo a su pérdida de prestigio para ser reelegido.

Con el indomable Marte elevándose en el perseverante signo de Tauro, se podía asumir con seguridad que, en 1980, cuando sus propias energías se regenerasen, él haría otra tentativa para llegar a la Casa Blanca.

JAMES EARL CARTER
1 de octubre de 1924, a 6h 42\' CST. Lat. 32°02\' N.; Long. 84°24\' W.

Jimmy Carter: Marte está en Acuario, directamente opuesto a Venus, en Leo. Este aspecto es una fuente de gran tensión para esta persona ya que Venus rige el Asc., y Marte, el Desc. El trabajo a realizar por Carter, puede determinarse como la necesidad de implantar una nueva serie de valores en la nación y en el mundo, por medio de unos retos muy definidos como medio de establecer unos valores estructurales. Esta es su misión básica desde una perspectiva transpersonal, y en la carta natal de Carter viene indicado por la conjunción de Venus con Neptuno, en casa X, aspectanto por trígono a Júpiter, en II.

Aunque él está obligado a personificar estos valores a través de sus actos personales (Venus en Leo, oponiéndose a Marte), también debe ser muy consciente de actuar dramáticamente y evitar el verse envuelto por los dramas que se viven a su entorno (Venus conjunción a Neptuno). La oposición Marte/Venus lo hace muy sensible a las reacciones del público hacia sus actos. El gran trígono de Plutón/Urano/Luna, entre signos de agua, indica la profunda sensibilidad del Sr. Carter por la problemática mundial.

La cuadratura de Plutón, desde la casa IX, al Sol, le obliga a una transformación interior para poder liberar sus energías creativas, en beneficio de una distribución global. Tales transformaciones serán el resultado de su profunda identificación con el legado colectivo de la humanidad, a nivel filosófico y religioso (influencias de las casas IX y XII). Puesto que Plutón gobierna la casa II y está presente en la IX, sus valores personales se basan en principios muy elevados, pudiendo divulgarlos entre las grandes masas, gracias a los trígonos de Plutón a Urano y a la Luna.

Considerando la posición de Carter, existe una relación muy fuerte entre su evolución espiritual y filosófica y el destino de los Estados Unidos. Kármicamente, el Presidente debe sentir una necesidad muy fuerte de liberarse de ciertas responsabilidades hacia la Humanidad. Todo esto debe realizarlo por medio de una repolarización adecuada de los valores humanos. Esto también puede deducirse de la posición del Sol en Libra y en casa XII, formando cuadratura a Plutón en IX, y también por este Saturno en Escorpión gobernando la casa IV, elevándose junto a la Luna. Podrá permanecer en la Luz, siempre que intente saldar su antigua deuda.
   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png3.png8.png5.png0.png2.png
Hoy553
Ayer686
Ultima semana2648
Ultimo mes9878
Desde 04/19976838502

Sus datos de conexión

  • IP: 35.153.73.72
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Jueves, 18 Julio 2019 19:23
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia