¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Adela Ferrer. Valencia (España).

http://www.adelaferrer.es/

OS NODOS DE LA LUNA, LOS ECLIPSES Y LOS AVANCES EN LA OBSERVACIÓN Y PREDICCIÓN DE LOS CICLOS SOLILUNARES.La observación y, con el tiempo, la correcta predicción de los eclipses, fue sin duda el primer avance astronómico/astrológico de la historia de la humanidad. Aunque cabe la posibilidad de que los ciclos de los eclipses fueran conocidos y observados desde primitivos “observatorios” megalíticos como el de Stonehenge, hace 5000 años, sólo tenemos pruebas escritas de que se calcularan en las tablillas cuneiformes que datan del siglo VI antes de Cristo.

Los nodos lunares no son un cuerpo celeste, sino el lugar donde se cruzan dos órbitas: la órbita de la luna alrededor de nuestro planeta con la eclíptica, es decir con el camino aparente del Sol (en realidad se trata de la órbita de la Tierra alrededor del sol).

Los nodos son puntos puramente matemáticos que indican dónde se cruzan los caminos de la Luna y del Sol -vistos desde la Tierra-.

Para la mitología hindú, los invisibles Nodos lunares son la emanación de la cabeza y el cuerpo de un demonio terrorífico que, en el instante preciso en el que Vishnú le cortó la cabeza, pudo tragar una gota del néctar de la inmortalidad convirtiéndose sus dos partes separadas en dos “planetas sombríos”: los dos Nodos lunares.

En el imaginario mágico-sagrado del cielo de babilonios y sumerios, un dragón celeste acechaba desde los Nodos (por eso el Nodo Norte se llama caput draconis o cabeza del dragón, y el Nodo sur, cauda draconis, o cola del dragón) y cuando el Sol y la Luna se acercaban al mismo tiempo a estos puntos, el dragón se tragaba a uno de ambos. Se trata de una antigua imagen que simboliza el eterno ciclo de renovación, comienzos y finales, en el cual parece estar sucediendo todo a la vez.

Lo que ocurre es que la órbita de la Luna está inclinada 5º con respecto a la órbita de la Tierra, de forma que cuando la Luna cruza la eclíptica por el Nodo norte, comienza a subir de latitud empieza a “ascender” en el cielo, de tal modo que ese “camino hacia arriba” fue simbólicamente relacionado con un sendero de auto superación, de progreso y avance hacia lo celeste.

Al contrario, cuando la Luna atraviesa la eclíptica por el Nodo sur, comienza a descender de latitud, va más "hacia abajo” lo que se asimiló a un camino de involución, con una vuelta hacia lo más inferior, lo vulgar y terrenal. (...)

Así que los eclipses que se producían en el Nodo Norte eran algo más prometedores y benéficos que los que sucedían con el Nodo Sur, que añadían mal (ir hacia lo más bajo) sobre mal (el oscurecimiento de uno de los luminares).

Tanto para astrólogos como para astrónomos y geógrafos, los eclipses son lunaciones y plenilunios mucho más potentes que cualquier otra sicigia.

Si los nodos estuviesen fijos, el Sol los atravesaría cada seis meses y si coincidiese la proximidad de su paso con una sicigia, se produciría un eclipse y, en ese caso, los eclipses ocurrirían siempre en los mismos signos zodiacales. Pero esto no es así: los nodos retrogradan sobre la eclíptica (avanzan siempre “hacia atrás” en sentido antizodiacal, yendo de Virgo a Leo, de Leo a Cáncer, de Cáncer a Géminis, etcétera), dando la vuelta completa a todo el zodíaco en 18,6 años y permaneciendo en cada signo unos dieciocho meses. (…)

Los astrólogos de la India, así como los practicantes de la astrología kármica conceden una especial importancia a la posición de los Nodos en el momento del nacimiento de una persona ya que los relacionan con la misión kármica o la "puerta" de superación de lo que sucedió en vidas anteriores.

   
   

Conectarse  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

4.png5.png0.png9.png8.png5.png4.png
Hoy163
Ayer682
Ultima semana163
Ultimo mes163
Desde 04/19974509854

Sus datos de conexión

  • IP: 3.239.192.241
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

2
en línea

Lunes, 01 Marzo 2021 04:20
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia